Columna ME-O: Los progresistas y la crisis de representación política