Tecnologías disruptivas, economía, Estado y Sociedad

Las Tecnologías disruptivas cambian la naturaleza del trabajo, requieren nuevas habilidades y competencias de la mano de obra, y traen un cambio social.

Imagen de Alfredo Barriga Cifuentes
822 Lecturas
01 de Abril, 2014 11:04

Las Tecnologías Disruptivas (TD) pueden mejorar la calidad de vida de miles de millones de personas al entregar productos y servicios existentes a costos radicalmente inferiores a los existentes. Crean un excedente del consumidor que puede llegar hasta el 100% para algunos productos de Internet, reemplazando industrias completas, como sucedió con Wikipedia y las enciclopedias o con Skype y la larga distancia.

Esos costos de producción radicalmente más bajos tienen un curioso efecto en el PIB: un país puede ver declinar su PIB y mejorar su calidad de vida, porque produce a costos radicalmente más económicos.

Las TD cambian la naturaleza del trabajo. La Sociedad Industrial inventó el modelo de trabajo que conocemos, basado en la actividad presencial alrededor del elemento creador de valor (fábrica u oficina). Con las TD ya no es necesario. Pero además los puestos de trabajo se desagregan en tareas especializadas que no requieren personal 100% dedicado a una sola organización, creando un contrato por resultados.

Las TD requieren nuevas habilidades y competencias de la mano de obra. El sistema de acreditación de competencias por parte de un monopolio (las Universidades) pierde sentido, y las mallas curriculares generales también. Cada persona creará su propia malla curricular, acreditándose en habilidades y competencias concretas desde múltiples fuentes de acreditación, en menor tiempo que el actual.

Las TD traen un cambio social. El sentido de pertenencia a una comunidad pasa desde un entorno geográfico a un entorno virtual. La asimetría de información entre gobernantes y gobernados, y entre empresas y consumidores se reduce a cero: todos tienen acceso a la misma información. Consecuentemente, las relaciones de poder son desafiadas.

Todo lo anterior supone un cambio de mentalidad para economistas, empresarios y gobernantes. No es que cambien las reglas del juego: cambia el juego mismo. Igual como sucedió cuando se pasó desde el despotismo ilustrado hacia la democracia y la revolución industrial.

Para la mayoría de las naciones del mundo, esta es su primera experiencia de cambio profundo. De cómo respondan dependerá el papel que le tocará jugar en el nuevo orden mundial que está emergiendo.

PD: este es un artículo resumido para formato prensa de otro más amplio que puede leer en http://alftic.blogspot.com/2014/03/como-cambiaran-las-tecnologias.html

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso introduce las palabras que aparecen a continuación.