[Opinión] Si te he visto no me acuerdo

Analizando la diferencia entre crecimiento y desarrollo, tomo el ejemplo de lo ocurrido con la minera Cerro Bayo en Aysén el invierno pasado para ejemplificar la diferencia.

Imagen de Andrés Gillmore Evers
3,045 Lecturas
09 de Febrero, 2018 17:02
Imagen: Twitter @intendenciaysen

Pocas de las regulaciones que los países de la OCDE han implementado para mantenerse sanos, armónicos y balanceados son aplicados en Chile y eso que solemos copiar muchos de sus formatos y modelos estratégicos. Estamos constantemente comparándonos con ellos y nos sentimos orgullosos de ser parte de esta organización de países desarrollados.

En Europa los malos manejos empresariales se dan también y el último tuvo que ver con la automotora alemana VolksWagen -la más grande del planeta en cuanto a empleados y producción de automóviles- que no encontró nada mejor que adulterar los índices de contaminación de sus modelos diésel para entrar al mercado norteamericano. Al ser descubiertos varios ejecutivos enfrentan en la actualidad juicios con penas de cárcel y la empresa ha tenido que devolver cientos de miles de millones de dólares. Si en Europa o Estados Unidos se cometieran los abusos que los empresarios y políticos hacen en Chile constantemente en temas de colusión y diseño de leyes por parte de los políticos, no tengo duda que estarían presos y desaforados, obligados a pagar multas millonarias por dolo, que cuadruplican las ganancias obtenidas por la colusión.

En Noruega las concesiones mineras y salmoneras se renuevan anualmente y cada 6 meses son fiscalizados sus formas de producción. En Chile las concesiones son concedidas a perpetuidad y los empresarios son avalados por una ley medioambiental que permite a las mismas empresas desarrollar sus propios estudios ambientales, sin que se les pueda hacer una auditoria externa. Poco se sabe que el problema de base del proyecto Minero y Portuario Dominga en el sector de Higuerilla al norte de Coquimbo -y que hoy esta en revisión-, ha demostrado que la empresa Andesgear (de propiedad de los ex dueños del grupo Penta), no presentó el estudio de impacto ambiental del muelle de donde pretende sacar el mineral.

AndesGear sabe perfectamente que el impacto del muelle es relevante por el tráfico de embarcaciones, brutal para la fauna del lugar y que además existe la alternativa de usar el muelle de Coquimbo, sin tener que intervenir ese preciosa reserva de pingüinos, ballenas y lobos marinos, que entre otras cosas le permite a la comunidad de La Higuerilla trabajar el turismo sustentablemente, conseguir una mejor calidad de vida y un prospero futuro. AndesGear no encontró nada mejor que no presentar el Estudio de Impacto Ambiental del muelle y solo presentaron el Estudio minero, el cual no tiene inconvenientes. Pero todos sabemos que el muelle es parte de un solo proyecto y tan relevante como el minero y que una cosa no puede ir sin la otra; entonces optan por omitir y confiar en el lobby político con las autoridades y, sobre todo, ahora que el cambio de gobierno los favorece y todos sabemos que el señor Délano y Sandoval los dueños de AndesGear, eran los que financiaban los partidos políticos que asumirán este 11 de marzo el gobierno.

En Chile la fiscalización es deficiente para no afectar los intereses de las grandes corporaciones. Las leyes se diseñan para que las transnacionales trabajen a gusto y los intermediarios chilenos a los que reconocemos como los grandes empresarios como Angelini, Luksic, Matte, Zaldivar, Walker ganen lo más posible. Que una vez que se apoderan de los intereses por medio de las concesiones o del diseño de leyes como la de pesca, los derechos son traspasados a empresas extranjeras para que exploten los yacimientos y para que los intermediarios se queden con el mínimo de participación, pero con suculentas ganancias solo por figurar. Como sucede con la Ley de Pesca, que ha permitido que cientos de embarcaciones extranjeras depreden nuestro mar.

A modo personal, denuncié en Sernageomin en el año 2010 a la Cerro Bayo Mining Company (Canadiense) que extraía oro al sur de Aysén en el sector de Fachinal, a orillas del lago General Carrera, en el Municipio de Chile Chico a 70 km de mi localidad (Puerto Guadal) que estaba produciendo un serio impacto ambiental. Utilizaba agua sin los derechos de uso, las condiciones laborales no eran apropiadas, habían intervenido la Laguna Verde que siempre había sido reducto de patos, caiquenes, avutardas y flamencos para hacer economía, pero era utilizada como pozo de relave y dique de cola produciendo una feroz contaminación. Lo más probable era que esa contaminación se estaba traspasando al lago General Carrera, de donde se bombea el agua de uso domiciliario de 6 localidades  del sector como Puerto Murta, Puerto Ibañez, Río Tranquilo, Puerto Guadal, Villa Mallin Grande, Fachinal y Chile Chico y que involucra a dos municipios como Río Ibáñez y Chile Chico. Recibí de Sernageomin 2 años después un documento de 4 carillas informando que todo estaba en regla y sin problemas.

El pasado invierno murieron 2 trabajadores de la Cerro Bayo al desfondarse la Laguna Verde. Por suerte la desgracia no sucedió en un día laboral, donde los desaparecidos hubiesen sido muchos más y se descubrió en la investigación que no existía el refugio que necesitaban los trabajadores para guarecerse en caso de emergencia que es obligatorio por ley, que además se extraía oro sin los estudios de factibilidad ambiental y de seguridad laboral y eso que se habían realizado las fiscalizaciones en terreno por parte de Sernageomin. Ninguna de las autoridades al tener constancia de las irregularidades denunció los hechos al visitar la mina durante la catástrofe ese invierno; desde la ministra de minería, Aurora Williams, pasando por la intendenta de Aysén, Karina Acevedo (Radical), hasta el alcalde de la comuna de Chile Chico donde esta ubicado el yacimiento de Fachinal, Ricardo Ibarra (DC).

En Chile los políticos y los gobiernos de turno hablan de crecimiento como si fuera lo mismo que desarrollo y no explican que crecimiento es cuando los empresarios obtienen ganancias y desarrollo es cuando un porcentaje de ese crecimiento es traspasado a la sociedad, traducido en buenas condiciones laborales, ambientales y sociales. Analizando la diferencia entre crecimiento y desarrollo, tomo el ejemplo de lo ocurrido con la minera Cerro Bayo en Aysén el invierno pasado para ejemplificar la diferencia.

De acuerdo con los parámetros chilenos, la minera Canadiense Cerro Bayo logró los objetivos y “creció”. Esta minera explotó por años el yacimiento de oro al sur de Aysén con permiso de prospección y no de explotación, que es un nivel mucho más bajo de pago de impuestos. No gastaron en estudios ambientales, no se invirtió en seguridad laboral, se pagaron sueldos irrisorios en comparación con las jugosas ganancias que obtenían.

Cuando quedaron en evidencia los malos manejos, la empresa en vez de hacer un mea culpa, mejorar las condiciones laborales y ambientales, optó por dar por finalizada la faena. Si la minera hubiese rectificado, mejorando las condiciones laborales, de seguridad y ambientales, se podría decir que en ese entonces se estaría proyectando un desarrollo sustentable. Pero lógicamente se quedaron con el crecimiento y SI TE HE VISTO NO ME ACUERDO, la mina entró en proceso de cierre de faenas.

Etiquetas

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso introduce las palabras que aparecen a continuación.