Infertilidad y acceso a terapias de reproducción asistida en Chile: Un ejemplo de inequidad

En los países desarrollados con cobertura total de esta enfermedad, el miedo y estrés marital es rápidamente contenido al iniciarse el estudio y tratamiento.
Imagen de Queremos Ser Padres
15,057 Lecturas
12 de Enero, 2012 12:01
Patricia Ramírez, presidenta de Queremos Ser Padres

Se puede definir la Salud Sexual y Reproductiva (SSR) como la posibilidad de tener relaciones sexuales gratificantes y enriquecedoras, sin coerción y sin temor de infección ni de un embarazo no deseado; de poder regular la fecundidad sin riesgos de efectos secundarios desagradables o peligrosos; de tener un embarazo y parto seguros y de tener y criar hijos saludables. La Constitución de la República de Chile señala el derecho a procrear como uno de los derechos civiles fundamentales de las personas. 

En 2009 la OMS, junto con un conglomerado de organizaciones internacionales, reconoce a la Infertilidad como "una enfermedad del Sistema Reproductivo definida como la incapacidad de  lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de relaciones sexuales no protegidas". Esta decisión se basa en sus múltiples efectos en las personas que la padecen, así como en su núcleo familiar, social y laboral.

Se ha correlacionado el impacto en la calidad de vida de las mujeres infértiles con el acceso y calidad de la atención recibida. En los países desarrollados con cobertura total de esta enfermedad, el  miedo y estrés marital es rápidamente contenido al iniciarse el estudio y tratamiento. Sin este factor protector se observan niveles crecientes de sufrimiento, aislación e incluso violencia. En casos extremos se producen enfermedades con riesgo vital y muerte.

Un enfoque integral de los problemas de SSR de una población debe considerar tanto la provisión de modernas y seguras Tecnologías Anticonceptivas como el estudio y tratamiento de la Infertilidad. La equidad constituye un principio básico para garantizar el derecho a la SSR, sin embargo, en Chile existe un desbalance entre una cobertura total en Planificación Familiar Restrictiva (anticoncepción) y el acceso marginal a atención especializada de las parejas que no han logrado cumplir con su Plan de Familia por sufrir esta enfermedad.

 

Patricia Ramírez, Presidenta Agrupación “Queremos Ser Padres”

 

 

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso introduce las palabras que aparecen a continuación.