¿Por qué en Chile sale más caro leer que comprar armas?

El impuesto que se le aplica al precio de leer en Chile es un incomprensible 19%, que por lejos supera la tasa que aplican todos los países latinoamericanos, y que se encuentra dentro de los índices más altos a nivel mundial.
Imagen de Daniel Bustamante
3,015 Lecturas
23 de Diciembre, 2010 09:12
Hace 40 años, en los tiempos anteriores a la dictadura, se podía apreciar un ámbito más rico en lo que a cultura se refiere, sobre todo en lo que a la lectura se trata. Llegada la época de gobierno de facto, este nivel de lectura se desplomó, y sigue desplomándose hasta la actualidad. Así lo graficó un estudio realizado por la UNESCO en el 2000, donde exponía que entre un 50 y un 57% de la población nacional, entre los 15 y 65 años, no era capaz de entender lo que lee.
Si bien entendemos que estos números han ido variando, y es sabido por la sociedad de que los chilenos no somos buenos lectores, no se ha hecho nada, ni se han promulgado leyes, ni modificado programas de estudios que ayuden a bajar este número. Si hiciéramos una encuesta en la calle ahora, en la cual preguntáramos cuantos libros lee la gente mensualmente, nos encontraríamos con la sorpresa que, si la gente lee un libro mensual, es mucho, porque la mayoría solo lee los anuncios comerciales, y el diario, y con decir diario me refiero solo a los titulares.
Es más que sabido, que practicar la lectura es una práctica bastante cara, hay que tener plata para leer un libro y buena plata. El origen de esta afirmación se debe a los altos aranceles impositivos que se le aplica en Chile al comercio de libros y otros relacionados con la cultura; como lo es ir al teatro, comprar un CD de música, ir a exposiciones, etc. El impuesto que se le aplica al precio de leer en Chile es un incomprensible 19%, que por lejos supera la tasa que aplican todos los países latinoamericanos, y que se encuentra dentro de los índices más altos a nivel mundial.
Solo como una muestra tenemos que en Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Venezuela, Costa Rica, Ecuador, Argentina, Perú, México y Paraguay, entre otros países, el porcentaje de impuesto a los libros es de un 0%, nada menos. Mientras que en Europa, en países como Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Portugal, Suecia, Reino Unido, entre otros países de los cuales nos fijamos para ponernos a la altura de un país en vías de desarrollo, dicho gravamen no supera un 8%.
Cuando hablamos de las brechas culturales y educativas en los diversos sectores socioeconómicos, es debido a que son estos factores impositivos, los que abren aún más esta brecha, el consumo de libros es considerado aún como un gran lujo. Pero los bajos niveles de lectura no solo son por parte de los impuesto, sino que además faltan políticas culturales en el país que motiven el interés de desarrollar un ámbito de lectura.
También tenemos el punto de vista desde la creación, el IVA que gana el estado por el concepto de venta de un libro, es más del doble de lo que gana el Autor de la obra, ya que la tasa del IVA dobla a la tasa del derecho de autor.
Luego de este análisis al mundo de la lectura en una tierra de escritores, en donde el siglo pasado dio muchas y grandes obras reconocidas a nivel mundial, pero cuyos tesoros no son aprovechadas en territorio que las vio nacer, si no que en países extranjeros, en los cuales si hay oportunidades de desarrollar una lectura social, una lectura desde la infancia, una lectura en la casa, en la micro, en el metro, en las plazas, bibliotecas y en todos lados.
Acaso la base de la educación no empiezan con libros, mucho se nos critica de la mala educación, lenguaje y ortografía que tenemos, pero que hacemos por superarla, una buena lectura ayuda en el progreso del 10% del mejoramiento de la escritura, forma de pensar, y de hablar, y que esperamos para mejorar esto en nuestro país?.
Pablo Neruda, Nicanor Parra, Enrique Lihn, Pablo de Rokha, Gabriela Mistral, Marcela Paz, Vicente Huidobro, Roberto Bolaños, Tú, Yo y una lista inmensa dan cuenta de que el mundo de la escritura ha estado desde siempre en la sangre chilena, porque no sacarle provecho a eso, y ayudar en el desarrollo de las artes nacionales.
Y te has preguntado, por qué los libros tienen impuestos, y el armamento no está afecto a este. Como dijo Condorito, "Exigimos una Explicación".
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

9 Comentarios

Comentarios en Facebook

Imagen de Daniel Bustamante

Pedro, Muchas gracias por tu

Pedro, Muchas gracias por tu aporte. Muy valioso comentario. Un abrazo

Imagen de Nerón Ardiles

Es cierto que Los Libros

Es cierto que Los Libros fueron rigurosamente negados en el Chile de la Dictadura por su supuesto contenido alsista o anárquico, pero cuando le dijimos NO al dictador y este entrego el mando pensabamos que las cosas hiban a cambiar y de nuevo la lectura nos transportaría al mundo de la fantasía los sueños o la realidad cierta y tangible, pero no fué así, al contrario la cosa siguió igual con el régimen de la Concertadura pero ademas este corrupto grupúsculo le agregó el ENGAÑO de que apoyaban la "cultura" creando eso que llamaron la "Feria del Libro", vulgar ponencia anual de vendedores y expositores adoctrinados que jamas han aportado NADA y siempre han sido proclives a rendirle tributo a los jerarcas de turno ...

Copyright.

Imagen de Pedro A. Calderón T.

Que el artículo sea sesgado

Que el artículo sea sesgado o no; lo que realmente importa es que el "tema" se a puesto nuevamente en el tapete para su discusión.

¿Cuántos chilenos han tomado un libro en un més? Creo, que la respuesta la tienen en los Bibliometros; ellos nos entregaran una excelente información. Pedir libros para leerlos en la tranquilidad de la casa, en hora de colación, en el bus o metro es una ganga, que miles de santiaguinos disfrutamos.

Considero que los que gustan de la lectura; la mayoría viene de hogares en que la familia poseía una cultura por la lectura; ya que antes no existía la televisión y lo otro, muchos leen porque les gusta estar informado u otros para soñar.

Por lo tanto; no responsabilizemos a nadie por el pago del IVA por los libros. No todos los países son iguales; en Chile, a sus autoridades les gusta la situación actual del impuesto, porque ellos tampoco leen. Ejemplos, de "metidas de pata" de algunas autoridades por no estar informados, hay muuuuuchas.

Pero también, ¿por qué no discutimos del cero impuestos que pagan los grandes conciertos que todos los fines de semana se realizan en Chile? ¿Por qué con el mismo valor de los tickets que cuesta en Chile ver a Julio Iglesias, se puede viajar a Bs. Aires por un día y verlo en platea?

Considero que si las autoridades de hacienda, cargaran con algún impuesto a los conciertos y fueran directamente en beneficio del Cuerpo de Bomberos de Chile, y dejaríamos de ver el "triste espectáculos" que brindan sus abnegados voluntarios en las calles de nuestra ciudad pidiendo una cooperación.

Aquí tenemos un gran ejemplo, de cómo con el mismo prisma, se mira lo que es cultura y nos entrega, realidades totalmente diferentes. ¿Para ustedes es cultura un recital que reúne a miles de fanáticos, y que es muy esperado por las bandas de microtraficantes? ¿Es para usted cultura la fiesta anual de la Feria del Libro, donde podemos conversar con importantes escritores ?

No nos comparemos con países desarrollados porque estamos a años luces de ellos, en todo.

Imagen de Anita

el articulo es sesgadoy

el articulo es sesgadoy ambas propuesta sn incomarables

Imagen de miguel

pinochet es culpable de el

pinochet es culpable de el cambio de hábitos, de la falta de tiempo y gracias a su ley de educación los estudiantes no aprender a leer ni a escribir, ni a entender lo poco que leen. pinochet no hizo nada por engrandecer el espíritu y el animo de los chilenos. solo fue complaciente y sumiso con quienes le arreglaron el cagaso que le quedo a comienzos de los 80.

leer en este país es carisimo y aún algunos textos son pruebas de delitos, no olvidemos a los libertarios presos los cuales una de las pruebas era la literatura de sus bibliotecas. en chile se leen manuales y libros de contabilidad, lo demás no sirve o no lo entiendo o me aburre o es un delito.

Imagen de Lissette

Estimado Pablo La verdad es

Estimado Pablo

La verdad es que tu respuesta, me suena mas a una compulción, casi en bomito de escusas, hay que poner una mirada mas profunda, mas propositiva.

Entiendo con este articulo que hace falta que este tipo de problemas se asuma como un problema pais, como es posible justificar que la compra de armamento no tenga impuesto y los libros, sí....raro.

Pero en fin

No es raro encontrarse con amigos que nos cuentan que compran libros en Argentina para acceder a ellos a un mejor precio.

Pablo y a todos los invito a Tener en todo orden de cosas una postura propositiva, con alturas de mira.

Y donde este tipo de cosas puedan ser discutidas sin culpas por todos los sectores de nuestro País

Saludos

Imagen de Cristobal

Tiene razón Pablo, Pin8 no

Tiene razón Pablo, Pin8 no es culpable de todo, sino de casi todo. a el le corresponden las peores cosas. Uso personal de dineros públicos. violación a los DDHH y apagón cultural en Chile.

Imagen de Eduardo

Mmhh, la verdad es que el

Mmhh, la verdad es que el artículo es bastante miope, por no querer suponerlo sesgado. Yo creo -no tengo una bola de cristal- que si le quitan el IVA al libro los índices de lectura no aumentarán considerablemente. Quizás sí, pero después se van a quejar de que el 80 por ciento de los chilenos sólo lee a Pablo Coelho, Pilar Sordo, etc.

No hay que ser tan ingenuo con la juventud del país; hoy por hoy, las oportunidades para acceder a bienes culturales deben ser las más grandes en la historia, fundamentalmente gracias a internet. Piensa que en un mp3 de 10 mil pesos -que cualquiera puede comprar-, una persona puede almacenar tanta música como la de la audioteca de una universidad o de una radio. Pero la generalidad es que la música almacenada sea Lady Gaga, Daddy Yankee o Lucho Jara, no Beethoven, Coltrane o los Beatles.

Y tampoco hay que creerse la cantinela de que "es muy poca la gente que lee". Todo lo contrario, lo que pasa es que son pocos los que leen libros, y de éstos, aun menos los que leen de literatura o ensayo. Las preferencias son LUN, la Cuarta, pero también centenares de sitios web a los que acceden hoy los jóvenes. ¿Han pensado cuántos caracteres redactan los cabros que escriben todo el día correos electrónicos, conversaciones de chat, SMS, etc?

El problema, amigo mio, es que se está haciendo cargo de un discurso que viene repitiéndose hace como medio siglo, pro Ud. tiene que contrastarlo con el mundo en el cual está viviendo.

En el pasado, Chile tuvo grandes escritores para exponer, más de los que tiene hoy. Pero eso no significaba que la cultura fuese más amplia. ¿Cuánta gente sabía leer y escribir en Chile hace 50 años? ¿Cuál era la tasa de escolaridad promedio?

Y para responder al tal Pablo, sí, la dictadura de Pinochet dejó la embarrada en materia de cultura, porque en todas las dictaduras los primeros en ser perseguidos son los intelectuales y artistas. Y hasta el día de hoy nos pena el retraso grotesco que dejaron esos 17 años de "apagón cultural", de banalización (merced de TVN en tiempos de "Sabor Latino", "Show de la Una" y de engendros como Patty Maldonado y Cía.) y de "higiene moral" con adulación patriotera, Huasos Quincheros y otros demonios.

Imagen de Pablo

Lo que faltaba, ahora Pin8

Lo que faltaba, ahora Pin8 es culpable de la baja en la lectura, no el cambio de hábitos de las personas ni la falta de tiempo, ni que el 50% de los estudiantes egreesados de educación média no haya aprendido ni a leer ni a escrbir,

¡el malvado pin8 es el culpable de todo!

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso introduce las palabras que aparecen a continuación.