Judas Priest en Chile: la profecía se vuelve realidad

La legendaria banda británica presentó un show impecable, cargado a clásicos que en mucho tiempo no interpretaban.Por Cristian Valderrama
Imagen de Cristian Valderrama
1,699 Lecturas
09 de Noviembre, 2008 08:11
Debo dejar claro que en el inicio de este review no pensaba asistir a este concierto, principalmente por dos razones; el alto precio de las entradas y el tema de la sectorización en un concierto de ROCK, a lo cual me oponía. Y pensaba que luego de ver a Judas en septiembre del 2005, en una increíble presentación en la pista Atlética del Nacional, era más que suficiente. Pero una llamada de un amigo que no veía hace tiempo me invitó, porque su hermano no pudo viajar de Ovalle, poniendo como único requisito ¡el invitarle unas cervezas!
Vamos de lleno al concierto. Cerca de las 21 horas, se escuchan en el Arena Movistar la intro de “Dawn of Creation”, tema que abre el último disco de los británicos, primero conceptual de la banda, basado en la vida y profecías de Nostradamus.
Un lienzo del profeta se desliza al fondo del escenario, con los ojos iluminados por láser. Luego de la intro, se escuchan los acordes de “Prophecy”, a mi gusto uno de los mejores temas de la ultima placa, y ¡Judas a escena! Rob Halford, su mítico vocalista, sale de una plataforma lateral del escenario, con un báculo, una capa metálica y capucha, personificando al profeta.
El sonido era excelente, y las guitarras de la dupla Tipton/Downing, una de las mejores dentro del metal, sonaban tan afiatadas y pulidas como siempre. Scott Travis sonando potente tras la batería e Ian Hill machacando su bajo con una gran energía, era el cuadro que conformaban los músicos en el escenario.
El publico, eufórico y el cual no llenó el recinto, creo yo en gran medida por el elevado precio de las entradas y la cantidad de conciertos que nos han bombardeado este año, y particularmente este mes, mermó en cierta medida la cantidad de asistentes.
La sorpresa vendría con el correr del show, ya que Judas desempolvó clásicos que realmente no tocaban en mucho tiempo. Escuchar “Between the Hammer and the Anvil”, y “Hell Patrol”, temas del exitoso disco “Painkiller”, era un placer a los oídos, era cuestión solamente de mirar a mi alrededor y ver disfrutar a los asistentes ante aquellos temas. “Rock Hard, Ride Free”, “Eat me Alive”, “Devil’s Child (tema inédito del “Defenders of the Faith” otro inmenso disco, de 1984), fueron más que gratas sorpresas. A aquello sumemos los clásicos de siempre que interpreta la banda y que en vivo funcionan de maravilla, como “Metal Gods”, “Electric Eye” y la archiconocida “Breaking the Law”.
Un punto a destacar fue la interpretación de “Death”, tema de su última placa, una canción muy “doom” por así decirlo, con sonidos densos, en la cual Halford aparece desde la estructura que soportaba a la batería, en un trono, y cantado el tema sentado, contándonos como Nostradamus era un verdadero “mensajero dela muerte”, cuado relataba sus profecías.
Uno de mis temas favoritos de la banda, “Sinner” del “Sin Alter Sin”, fue interpretado de manera increíble, con un Halford cantando ¡como en su mejor época! Sin duda uno de los puntos altos, para concluir con Painkiller, un verdadero himno de la banda.
Luego de un pequeño receso, aparecen nuevamente a punta del ruido de motores, para deleitarnos con la gran Hell Bent for Leayther (con un Halford montado en una Harley),“The Green Manalishi” (¡por fin lo escuchaba en vivo!) y el cierre con “You’ve Got Another Thing Coming”. Con una hora y 45 minutos de show, realmente puedo decir que ésta superó en mi opinión la presentación del 2005 en la Pista Atlética, no sólo por escuchar temas clásicos que de la banda no interpretaba hace mucho, sino por la actitud de los músicos, y un Halford que cantó de manera increíble, y mucho mas conectado con el público. Sólo caras felices veía al final del concierto, ¡y cómo no!
Solo espero que ojalá los británicos nos visiten a futuro nuevamente, porque entre sus proyectos más ambiciosos es interpretar en su integridad su último disco conceptual con todo el aparataje que eso constituye, con una gran puesta en escena, siendo una verdadera ópera rock. Realmente un verdadero pacer haber visto a una de las más grandes bandas en la historia del Heavy Metal, y ver que están más vigentes que nunca
¡Grande Judas!
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso introduce las palabras que aparecen a continuación.