Halloween: ¿Dulce o Decepción?

Cada año toma más fuerza el hecho de que el día 31 de Octubre en la Tarde-Noche se lleve a cabo una celebración que se “imita” del lejano EE.UU, pero que tiene sus orígenes en los celtas. Este año no fue la excepción y se pudo notar en las call
Imagen de Hanss Cadiu
937 Lecturas
01 de Noviembre, 2008 07:11
Un grupo de niños sale a la calle a eso de las 19:00 hrs. y empiezan a tocar la puerta de una casa en donde dicen: ¡Dulce o Travesura! De la casa sale una señora y les dice que no les dará dulces. Los niños, decepcionados, no cumplen con sus dichos… ellos no van a hacer travesuras, sino que su idea es que les regalen caramelos y puedan disfrutar lo que tanto les gusta: los dulces. En esta simple escena se ve reflejado lo que principalmente mueve a estos niños y que, quizás, deberíamos ver cada uno de nosotros. La decepción por no recibir un dulce los lleva a (a pesar de todo) seguir con su travesía y a esperar que del próximo timbre que toquen salga unas golosinas, aunque sean pocas, para sus bolsas. Cabe destacar que estos niños son un ejemplo a seguir, pero que existen otros casos que un “NO” se transforma en el “CRASH” de un vidrio roto.
Va entrando la noche y un grupo de jóvenes empieza su marcha a la “celebración” de Halloween. Ellos no van disfrazados, es más, sus ropas son como las que vemos cada día en el Mall o en Metro Trinidad. ¿Celebrarán de una nueva forma? Sí; ellos tienen un “carrete” en una discoteca en la cual no irán como Freddy Kruger, ni como Jason de Viernes 13; ellos disfrutaran de música, de conversación y de muchas cosas más que todos sabemos que pasan en las fiestas… La verdad estas fiestas usan el apodo de “Halloween” solo para adecuarse al contexto y que, estamos convencidos, que aunque no existiera tal “festividad gringa” igual harían aquel “carrete”.
En La Florida podemos ver estos dos tipos de “celebración”. A pesar de que mucha gente lo toma con alegría, siempre existen excepciones que manchan la sonrisa de alguna persona, que eliminan la estimación desde los niños hacia los adultos, etc. Hagamos que esta fiesta, que hoy en día toma “vuelo”, siga siendo igual de linda que la Navidad (siempre adecuándose a la diferencia de fechas) o que la Semana Santa.
Señoras y señores, si disfrutamos de un viejo con traje rojo y sus regalos; de un conejo y sus huevitos de chocolate; de un Cupido con sus chocolates y rosas… ¿Por qué no dejar que una “bruja” o un “muerto viviente” me regalen unos ricos dulces?
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso introduce las palabras que aparecen a continuación.