GRANDES PERSONAJES: Barack Obama

GRANDES PERSONAJES: Barack Obama

10 Septiembre 2008
Barack Obama. Bien raro ese sujeto y todo lo que lo rodea. Pero cómo negarlo, es un gran personaje. Una especie de mecenas de la política norteamericana y mundial. Jesucristo Superestrella es un moco verde al lado de este candidato a presidente.
La Pollera >
authenticated user Corresponsal
Barack Obama. Bien raro ese sujeto y todo lo que lo rodea. Pero cómo negarlo, es un gran personaje. Una especie de mecenas de la política norteamericana y –a estas alturas hay que reconocerlo- mundial. Jesucristo Superestrella es un moco verde al lado de este candidato a presidente.

Un tipo joven, carismático y negro quiere ser presidente del imperio yanqui, y con un discurso ciertamente conmovedor, ha convencido poquito a poco a la heterogénea sociedad estadounidense de votar por él. Como aviso, y contra todos los pronósticos iniciales, derrotó a la gigantesca maquinaria de los Clinton y su candidata Hillary.

¿Raro no? Yo, pollo, huelo fácilmente las ilusiones inocentes de los humanos. Puedo ver a esos columnistas de diarios de distribución masiva haciéndose la paja a dos manos pensando en el principio del fin de la tiranía yanqui con una posible llegada de este nuevo Kennedy al poder. Puedo ver a John McCain desesperado como cocainómano angustiado pensando qué hacer para ganarle a ese negro de mierda. Puedo ver a mucha gente en Latinoamérica hablando del tipo y pensando si acaso con él los gringos dejarán de meternos el dedo en el pico –recuerden que soy un plumífero, degenerados.

Y ante todas esas imágenes, todas esas ilusiones por este muchacho que parece al fin traerle algo de decencia a las administraciones del norte, que llevaría el gobierno hacia un camino de interculturalidad racial, de paz internacional y justicia económica, me declaro escéptico.

Si odiados humanos, no se hagan ilusiones. Alguna vez los pollos pensamos en que el boom vegetariano entre ustedes nos daría una más larga y mejor vida, pero descubrimos que su gula no es capaz de contenerse ante uno de los nuestros chorreando aceite en una vitrina. Lo mismo les digo del boom Obama: el aparataje estadounidense no resiste utopías, es una maquina imparable de la que solo podemos esperar que al menos sea bien engrasada. El tipo no va a transformar nuestro venido a menos planeta Tierra en la granja de los pitufos.



Lo que probablemente ocurrirá: saldrá presidente; devolverá a ese milico belicoso de McCain de una gran patada en el centro del culo a arreglar el jardín de su casa y tener una vejez “en familia”; planearán un atentado en su contra que de tener frutos el resto de esta columna sería una anécdota; si sobrevive, se esforzará en lograr plasmar sus nobles ideales en su administración, y se dará cuenta que seguramente debe haber estado drogado cuando decidió candidatearse; Estados Unidos no aceptará el protocolo de Kyoto; seguirá existiendo el racismo en yanquilandia; Britney Spears será fotografiada teniendo sexo oral con su maquilladora; Metallica seguirá sacando un disco más malo que el anterior; y cómo no, el vilipendiado capitalismo seguirá ordenando nuestras vidas.

Es así, no-estimados. Siento ser un pollo tan conchasumadre y pesimista. Es agradable tener esperanzas y ver que aún existen en política tipos bien intencionados como el bueno de Barack. Pero en 4 años no podemos esperar que la gigantesca máquina se convierta en un canalizador de justicias. Quizás ni en 40.

Lo que sí, mis tan poco queridos humanos, este pollo tiene algo de corazón, y le desea a Barack Obama suerte en su empresa, por el bien de ese país y del mundo entero. A ver si en una de esas me cierra el pico y me demuestra que los ideales aún existen.

Yo, mientras, esperaré sentadito sobándome las plumas y comiéndome un delicioso maíz.

Aprendan de algunos animales, humanos cerdos.