Chrome, el día después

Chrome, el día después

09 Septiembre 2008
El navegador de Google ha capturado en 24 horas el uno por ciento de la participación en el mercado de los buscadores, pero las deficiencias parecen ser más que abrumadoras.
Guillermo Bustamante >
authenticated user Corresponsal
Una de las características más elogiadas por toda la web es la elegancia y lo minimalista que es Chrome, el nuevo navegador de Google, pero además hay variadas críticas al respecto del funcionamiento de la nueva maravilla del Gigante de los buscadores.
De hecho, los primeros reportes de las fallas de Chrome llegaron a través de Twitter, donde los usuarios que lo probaban se daban cuenta de algunos de los errores. El primero de ellos, es uno bastante poco elegante.
Las cuentas de Google comenzaron a tener fallos en Firefox. Gmail y Blogger mostraron diferentes problemas, que no habían sido observados antes, por lo menos en Firefox.
El segundo gran inconveniente que todos comenzaron a reportar es algo más técnico y es que no hay una pantalla gráfica para organizar los favoritos, lo que dificulta claramente el almacenar los sitios webs que más nos gustan.
Otro de los fallos reportados es que por la licencia que aceptamos para usar el navegador de Google aceptamos que se nos muestre publicidad en los sitios que visitamos, algo que el resto de los navegadores están cancelando.
El cuarto inconveniente que encontramos los usuarios que lo probamos es la falta de plugins o extensiones para hacer más funcional el navegador. Tampoco existen temas nuevos para personalizar Chrome.
El último de los errores y uno de los más complejos es que no cumple con los estándares de la web, es decir no pasa el Acid3 Test. Si bien cumple más que Internet Explorer 7 no sobrepasa a Firefox 3 en el test.